Cowboy Bebop: La música a través del animé

Cuando estaba buscando temáticas para escribir estaba pensando en la música que guía a las series o a las películas, porque desde que los vídeos tienen sonido, la música forma parte de la espina dorsal de las historias que se cuentan en las pantallas. En principio pensé en la maravillosa serie de HBO “Westworld”, cuya música cuenta una música por sí misma, pero después analicé y concluí que debería ir por otra corriente, una corriente más oriental, pero que definitivamente tenía la vista en el occidente, y esa serie es Cowboy Bebop.

Desde su propio título, Cowboy Bebop ya manifiesta el tono de la serie, en primera instancia tenemos a los “cowboys” que son los cazarrecompensas de los que la serie habla, y después tenemos una palabra que normalmente no combina con la primera, “bebop”, el subgénero del jazz que se desarrolla en la década de los cuarenta, y que dio una nueva dinámica al mundo de la música. 

La serie de 26 episodios arrancó el 3 de abril de 1998 y culminó el 23 de abril de 1999

Fenómeno de los noventa y animé de culto

Con esa introducción, “Cowboy Bebop” se convirtió rápidamente en un fenómeno de finales de los ‘90 (la serie se estrenó en 1998), y para comienzo de los 2000 ya se convirtió en una serie de culto, tenía todo, desde la tonalidad que combinaba estilos cinemáticos como el Noir, Spaghetti Western, y hasta Ciencia Ficción, lo que hizo que a los neófitos del animé oriental se les cayera mandíbula, pero eso no era todo, la composición de Cowboy Bebop además tenía algo que el resto no tenía, su amor por la música.

Por amor por la música nos referimos a esa profunda devoción que el programa presenta a la representación musical, tal es así, que desde el comienzo de la serie, ya encontramos que la introducción, cuyo nombre es “Tank” presenta una genialidad de mezclas que contiene una pieza de jazz tocada en estilo hard bop.

La creadora del soundtrack (Original Sound Track o mejor conocido por sus siglas OST), Yoko Kanno, manifestó que la música era la base misma de la serie, diciendo: “la música fue una de las primeras partes de Cowboy Bebop que comenzaron en producción, antes que los personajes y la historia fuera siquiera completados”, lo cual, habla mucho de la temática del programa.

La relación entre la serie y la música no termina ahí, sino que recién empieza, cada capítulo es llamado una “sesión”, como se llama a las reuniones de músicos para ejecutar sus canciones. De la misma forma, los episodios son nombrados por conceptos musicales o géneros, y varios de ellos incluso son nombrados con nombres específicos de canciones, por ejemplo: “Honky Tonk Women”, “Sympathy for the Devil”, “Wild Horses” de los Rolling Stones, “Heavy Metal Queen” de la banda Trance, “Bohemian Rhapsody” (¿hace falta nombrar a quién pertenece la canción?), “Toys in the Attic” de Aerosmith, “My Funny Valentine” que es interpretado popularmente por Frank Sinatra. La misma película de la serie tiene por título “Knockin’ on Heaven’s door”. ¿Seguimos? Ya entendiste la idea.

Otra de las referencias musicales que se hace se encuentran en los personajes, por ejemplo, el antagonista de la película se llama Vincent Volaju, y fue diseñado en base a una combinación de Johnny Cash y Bob Dylan. Y tanta es la fascinación del creador por la música, que incluso tres personajes que hacen cameos de forma frecuente se llaman, Antonio, Carlos y Jobim, obviamente haciendo homenaje al genio brasileño de la música Tom Jobim. Otra curiosidad en cuanto a los personajes, es que un cazarrecompensas que hace una aparición se llama Fatty River, que es una referencia al legendario músico de blues Muddy Waters.

Con 7 álbumes OST, más 1 álbum remix, además de un álbum en vivo y varios sencillos y discos de vinilo, la música de Cowboy Bebop tiene un amplio abanico que acaricia los oídos.

La genialidad musical de Cowboy Bebop no solo se limita a las referencias, sino que además tiene un amplio abanico musical que incluye 7 álbumes de soundtrack, 1 álbum remix, 1 álbum en vivo, varios sencillos, y varios discos de vinilo, además de ediciones especiales coleccionables. Tan bien recibida fue la música de la banda sonora, que el disco homónimo a la serie, recibió una reseña de 5 estrellas de parte de AllMusic, que es una página especializada en reseñas musicales (y creeme que son muy estrictos a la hora de puntuar álbumes). 

Entre todas las referencias que podrían aparecer en la serie, por supuesto que no podía escapar de la influencia de David Bowie, ya que el casino en el que se desarrolla uno de los episodios se llama “Spiders from Mars”, basado en el disco “The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars”, conocido popularmente como “Ziggy Stardust”, uno de los discos más influyentes de la música.

Cowboy Bebop se encuentra actualmente en el puesto 35 de los 250 mejores programas de TV según la IMDb, lo cual debería decirte que si todavía no lo viste, este sería el momento exacto para empezar a disfrutar de esta obra maestra.

La voz de la exploración

¿Por qué tenés que ver este animé? Bueno, además de todo lo que ya te conté, la historia es un escape existencialista que explora la posibilidad de que además de la incertidumbre de la vida, todavía hay mucho color y sonido en la misma. Eso quiere decir que vas a encontrar muchísima filosofía, y una historia inmensamente rica con la cual muchos nos identificamos con el correr del día a día. 

De esta forma, Cowboy Bebop no solo es un animé, es una exploración musical que expande tu mente a nuevos límites y te deja con un sabor a búsqueda, a aventuras y autodescubrimiento. Y no, no es “solo un dibujo animado”. ¿Te animás? Capaz y encontrás un espacio nuevo ahí afuera, además, dentro de poco esta serie tendrá un remake live action en Netflix, así que estás a tiempo de ver esta obra maestra antes de verla en forma “americanizada”.

See you, space cowboy…

Síguenos en nuestras redes

Montecarlo en Facebook

Montecarlo en Twitter

Montecarlo en Instagram

Sintonizanos en FM

100.9

Dirección

Avda. Mcal. López 2948 casi McArthur

Edificio Multimedia

Teléfono

(021) 622 415

Entretiempo Montecarlo

con Marcelo Burgos 13:00 - 15:00